Construcción típica de Toledo Los Cigarrales

Se da en Toledo una rareza arquitectónica y es que bellos e históricos edificios se entremezclan con los usos y costumbres de la actual ciudad moderna y es habitual que esconda construcciones con siglos de antigüedad que se han incluido poco a poco, recuperado para su intervención en la vida del nuevo milenio.Un ejemplo de esta circunstancia son Los Cigarrales, cortijos otrora usados como casas de recreo por la burguesía toledana y hoy día reconvertidos en vergeles de paz en las riberas del Tajo, especialmente al sur de la ciudad.Construcciones de estética rústica, señorial, algunos incluso conventual, se rodean de bellos jardines, terrazas o patios repletos de plantas y flores.

Estas históricas mansiones, que se dice reciben su nombre de la afluencia de multitud de cigarras en época estival, han sabido adaptarse a los tiempos dejando atrás la etapa de pequeños palacetes para nobles de Castilla, para convertirse en una opción acogedora con la que disfrutar de la ciudad y la naturaleza colindante desde un punto donde las vistas pueden tanto hacerle perder la cabeza como inspirarle los versos de Lorca, Tirso, Garcilaso o Lope.

En la actualidad principalmente los cigarrales de toledo se usan como cigarrales para bodas, dando servicios de restaurante y hotel.

Han sido tan codiciados que es rara la oportunidad de encontrar una de estas joyas a la venta.

Un cigarral se valora por sus vistas, y por el agua de que dispone. Por lo general disponen de poco terreno a su alrededor y se caracterizan por el color de la tierra. De aspecto rojizo son las fincas en las que se cuidan los escasos olivos, de aceite fino y sabroso; el almendro y el al albaricoquero. Los Cigarrales engloban bellas construcciones de arquitectura entre rústica y conventual que se adecuan perfectamente al terreno agreste y accidentado que presenta la colina toledana. Los cortijos están rodeados de terrazas y patios empedrados donde no faltan los jardines repletos de la flora más variopinta, desde geranios, azucenas, lirias hasta olivos, almendros y cipreses.

Los Cigarrales retoman las villas romanas asentadas hace más de veinte siglos donde los musulmanes de la taifa toledana crearon huertos de recreo para el disfrute de un espacio a la mano de la naturaleza, donde se funde en armonía el espacio natural y el humanizado.

Desde el renacimiento, consideradas residencias de descanso y signo externo del prestigio social, eran el lugar de encuentro idóneo para las tertulias de clérigos, nobles e intelectuales.

De este modo, se convirtieron en interesantes focos de creación y sabiduría que gozaron de gran prestigio en el Siglo de Oro.
Distintas culturas que dejaron su huella en Toledo. Deambular por los cerros es uno de los mayores placeres que ofrecen Los Cigarrales: sentir el aroma de los inmensos olivos que forman parte de la zona desde el siglo XVI mientras se camina por la ribera del Tajo. No en vano, los cigarrales se han convertido en un lugar emblemático ya que en la actualidad es lugar de encuentro de altos cargos políticos, financieros, premios Nóbel e incluso de estrellas del deporte. Datos prácticos
El conjunto de establecimientos que componen la zona de Los Cigarrales de Toledo ofrecen un amplio y completo abanico de servicios. Hoteles, restaurantes y paradores estratégicamente ubicados, alta calidad de servicio, cargados de historia y muy confortables donde acoger celebraciones, reuniones, eventos empresariales, convenciones. 


Gastronomía
Los establecimientos ubicados en Los Cigarrales de Toledo son el lugar ideal para disfrutar de la cultura gastronómica toledana. La cocina local es arraigada en sus tradiciones, cazadora y pastora, con un buen número de recetas que combinando influencias moriscas y cristianas aportan un gran placer al paladar. 
Entre sus especialidades destacan el cordero asado o guisado, como cuchifrito, que se prepara con huevo, azafrán, tomate y vino blanco y la perdiz con pochas (especialmente sabrosas alubias de esta zona) o la perdiz estofada, cocinadas a fuego muy lento y servidas con patatas al vapor y la muy conocida tortilla a la magra. 
De fama internacional son el queso manchego, queso envejecido de leche de oveja, de vaca o mezcladas y el mazapán, dulce con el que los artesanos de Toledo hacen un derroche de imaginación dándole las más simpáticas formas. En cuanto a sus vinos, también la provincia toledana ofrece una gran calidad con sus denominaciones de origen La Mancha y Mentrida.



Establecimientos Los Cigarrales de Toledo
 CIGARRAL DE CARAVANTES CIGARRAL HIERBABUENA
 
EL CIGARRAL DE LAS MERCEDES

 - HOTEL LOS CIGARRALES

 VIÑEDOS CIGARRAL STA. MARíA (GRUPO ADOLFO)